Hay un hombre en la ciudad
Personaje singular
Nadie sabe quién es ni a donde va

Su sonrisa no es de verdad
Aterroriza la ciudad
Una vez tuvo fe, y nada más

La justicia es su amante ideal
Pero un día le sentó fatal
Supo que se acostaba con el mal