Como ya sabréis, fuimos semifinalistas del concurso de bandas del Dipcas Music Festival 2016, a nosotros nos tocó el 4 de junio en Peñíscola, con un magnífico entorno y escenario para las semifinales, además de ser uno de los días en los que más público hubo. La verdad es que nunca hemos creído en los concursos, hay demasiadas tramas detrás y habría que estar dentro del cerebro de los jurados para saber qué es lo que pasa por sus cabezas a la hora de juzgar. Además, siempre nos ha molestado que la música acabe siendo una competición, creemos sinceramente que es algo más.

En el caso del Dipcas Music Festival, habían varias cosas que nos parecían interesantes como para decidir participar, como por ejemplo, el que no se valorara tan solo las votaciones de redes sociales (sobre esto ya hemos escrito largo y tendido), sino que además había un jurado que al final decidiría qué bandas pasaban a semifinales y finales, esa fue una de las razones por las cuales decidimos participar, ya que nos asegurábamos que el grupo más votado no tenía por que ser el mejor, sino que se valoraría la calidad musical. Lo segundo fue saber que el escenario sería profesional, así como el sonido, eso siempre es de agradecer. Además los premios y remuneraciones por participar hacían pensar que se nos trataría como a músicos y no como a bufones.

Ahora que todo ha pasado, hemos de decir que nuestra experiencia ha sido positiva, lástima que no pudimos sonorizar por culpa de la lluvia, y que durante la actuación quedamos practicamente sin monitores, (para que os hagáis una idea, eso es como conducir un coche con el parabrisas lleno de barro y con los limpia sin funcionar), y por si fuera poco, a la hora de montar nuestras cosas para la actuación, se pusieron a entrevistar al grupo anterior justo en el sitio donde tenía que montar sus pedales y ampli uno de nuestros 2 guitarras (le tocó a Llantias sufrir esta parte), por lo que cuando comenzó el concierto, una de las guitarras aún estaba sin sonido, pero dió igual, nuestra experiencia en este sentido hizo que nadie se diera cuenta, y el primer guitarrazo sonó a todo volumen, gracias a la rapidez con la que montamos.

Acabamos dando el concierto sin quejarnos, y lo más importante, sin pararlo, (otros se vieron obligados a hacerlo, y con razón!). A pesar de eso, dimos espectáculo, (el espectador no tiene la culpa de lo que sucede encima del escenario), y eso era lo que nos motivaba a seguir adelante con el concierto. Hemos de decir que el técnico de sonido hizo un trabajo impecable, por fuera sonó como un cañón y el público así lo hizo constar, una lástima que el jurado no compartiera la misma opinión, pero como hemos dicho antes, cada persona tiene una percepción diferente de las cosas.

Que disfrutéis de las fotos y del vídeo que nuestro gran amigo Víctor Marqués pudo hacer ese día. El vídeo es de la canción “Roger” que hemos mezclado con imágenes del vídeoclip oficial, y recoge el momento en el que nos ponemos las gafas luminosas… ¿Como?, que no era show suficiente?… vosotr@s mism@s…

 

 

Comentar

*